Tags

Cansado de que se cayeran sus llamadas y de la ineficiencia del servicio telefónico para comunicarse con Diálogos de Paz en Cuba, el Presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, decidió llamar directamente al call center de las Farc en dicho país para obtener una respuesta concreta a su problema.  Esto fue lo que sucedió:

–        Usted se ha comunicado con el centro de atención al cliente de las Farc EP en La Habana, Cuba, una empresa telefónica privada cuya mayor preocupación es el bienestar y la satisfacción de sus clientes. Esta llamada podrá ser grabada y monitoreada para verificar la calidad y el servicio. Mi nombre es Andrés París. ¿Con quién tengo el gusto?

–        Sí, ¿aló?, ¿La Habana? Habla con Juan Manuel Santos de Colombia.

–        Señor Juan Manuel, buenas tardes, ¿en qué lo puedo ayudar hoy?

–        Mire, llamo por lo siguiente: Los he llamado ya 16 veces para que me solucionen un problema que tengo con mi teléfono. Cada vez que intento llamar a mis amigos y asesores para hablar del tema de las negociaciones de paz se cae la llamada. Ya estoy cansado y quisiera una solución rápida y efectiva.

–        De acuerdo señor, por favor déjeme verificar sus datos y en un momento estaré de vuelta con usted.

….

–        Gracias por su espera señor Juan. Le informo que se nos ha presentado un problema con su línea ya que hay una congestión con el tema de la participación política y estamos haciendo todo lo posible por solucionarlo. Por ahora le pido un poco de paciencia y muy pronto solucionaremos su problema.

–        ¡Pero ya los he llamado 16 veces y siempre me dicen lo mismo! Siempre hay impedimentos y condicionamientos para avanzar. Ustedes solo prometen y prometen pero no cumplen nada. Ya estoy harto y si no me dan una solución pronta tendré que cancelar mi contrato con ustedes.

–        De acuerdo señor Juan. Voy a consultar con mi superior y en un momento estaré con usted. Por favor permanezca en la línea.

….

–        Gracias por su amable espera. Le informo que la manera más efectiva para solucionar su problema es que permanezca en línea y siga unos pocos pasos para restablecer del todo su conexión. Son tan solo 99 simples comandos con relación a la participación política que le indicaré desde acá y, si todo sale bien, el funcionamiento de su línea telefónica será satisfactorio próximamente, en un periodo no superior a nueve días. Es lo mejor que le puedo ofrecer en este momento señor Juan.

–        ¿Cómo así que 99 comandos? ¡No son ni uno, ni dos ni tres, sino 99! Esa cantidad de comandos no los ponen ni siquiera en la embajada de los Estados Unidos para que un colombiano pueda sacar la visa. Lo que usted me está pidiendo es absurdo, inaudito.

–        De acuerdo señor. Recuerde que esto lo hacemos por su bienestar y el bienestar de todos los usuarios de nuestra compañía. Comencemos por el primer paso que es la convocatoria de una asamblea constituyente para refrendar los acuerdos.

–        ¡Eso ni loco! ¿Se fumaron todos sus cultivos de marihuana acaso? Lo primero que se acordó en nuestro contrato es que esa no sería una condición. ¿O es que el contrato se quedó refundido en una de sus caletas?

–        Entienda que es la única manera en la que cual podemos continuar con el proceso de restitución de su línea.

–        Bueno, a ver, ¿qué más? Sorpréndame…

–        Me informa el sistema que también debe constituirse un cuarto poder, el poder popular.

–        ¡No, no, no! Ahora si se chiflaron del todo. ¿Sabe qué? Por el momento ya no quiero escuchar más de usted ni de su empresa de pacotilla porque hasta ahora van apenas dos comandos y ya me parecen ridículos a mi y a mis amigos y colegas que se encuentran acá conmigo.

–        De acuerdo señor Juan Manuel. Gracias por llamar a nuestra línea de atención al cliente. Por si cambia de opinión, tiene hasta el 2 de noviembre para la restitución de su servicio de telefonía móvil.  Para presentar futuras quejas y reclamos puede comunicarse gratuitamente al *612. A continuación pasaremos su llamada a una encuesta de calidad y servicio. Recuerde que habló con Andrés Paris. Que tenga un buen día.

Advertisements