Tags

, , , ,

Por: Christina Gómez Echavarría

Si, si leyó bien. No, no veo un rectángulo. Veo en dos dimensiones. Ya que se lo está preguntando, usted probablemente ve en tres dimensiones. Veo la realidad que existe en la fotografía y en el cine. Soy fotógrafa, y muchos me preguntan, si cuando digo que veo en dos dimensiones, estoy haciendo una alusión metafórica o literaria para mi pasión, pero la verdad es que nunca hubiera sido capaz de imaginarme metáfora semejante. La verdad es que mi realidad se asemeja a la de los espejos laterales de los carros “los objetos están mas cerca de lo que parecen”.

Los deportes que incluyan balones están fuera de mi alcance y el tenis en especial puede llegar a ser la razón de mi muerte, o por lo menos de una nariz rota. Me tropiezo mas de lo que me gustaría admitir. Pagar extra en un cine para ponerme unas gafas incómodas y ver la película igual que las otras es inconcebible para mi. Frenar el carro es un susto constante ya que nunca sé que tan cerca está de mi. A veces veo un balón en el aire a 20 metros, y creo que está tan cerca que me cubro la cabeza. Soy víctima de burlas constantes con cada tropiezo o cada vez que dejo caer algo.  “¿Pero no entiendo, tu como ves?” es la pregunta que mas he oído en mi vida. La respuesta es que, yo no sé usted como ve, ¿usted sabría explicar cómo ve? Mi explicación es la misma que le dijo mi oftalmóloga a mi mamá la primera vez que nos explicó “su hija ve, como usted ve en la televisión”.

A pesar de todo, amo mi realidad. No la cambiaría por nada. El cine es casi igual a lo que yo veo regularmente, lo cual me deja perderme adentro de la pantalla, viéndolo como si fuera mi vida. En la fotografía también me ha ayudado el hecho de ver como quedará la foto, y me puedo dar el lujo de decir “quedó exactamente como lo vi”. He aprendido a percibir la vida de una manera diferente al resto, y a adaptarme en maneras inconscientes. Tengo la percepción de un pintor en formación, sé que alguien está mas lejos, porque su cabeza es más pequeña, cuando me lanzan un objeto, sé por la distancia en la que la persona está, donde llegará el objeto. Tengo el privilegio de decir que mi realidad es completamente diferente a la suya, y no ser marcada como esquizofrénica. Lo único que me gustaría es ver como usted ve un solo día, para saber que tan diferente verdaderamente es lo que yo veo. Me imagino que será espantoso ver todos los objetos resaltando y como si lo fueran a atacar a uno. ¿por qué habría de querer ver eso?

Entonces ya está advertido: Si me invita a jugar tenis, no voy. Si es valioso, hágame el favor y se para y me lo pone en las manos. Le recomiendo no montarse en un carro conmigo, porque cada vez hay un porcentaje mas alto de que usted termine en el parabrisas del carro de adelante.

Búrlese todo lo que quiera porque mi realidad es mejor que la suya.

Advertisements